Assange

Caso Assange. 

Hechos.

En 2010 se conocieron documentos respecto a ciertas actividades o “secretos” de varios Estados, por medio del sitio “Wikileaks”, administrado por J. Assange. Varios de estos documentos ponían de relieve hechos que implicaban serias violaciones a normas fundamentales del Derecho Internacional, incluso normas de Derechos Humanos.

Entre tanto, el Gobierno de Suecia solicita a Inglaterra la extradición de Assange, a los fines de que sea juzgado por el delito de Estupro, del cual era acusado en ese país. Por su parte, el gobierno de EEUU lo acusa de espionaje, delito que en alguno de sus estados es castigado con la pena de muerte.

Ante el temor de que el gobierno ingles lo entregue, Assange solicita asilo en la embajada ecuatoriana de Londres. Por su parte, el gobierno de Rafael Correa ya le concedió asilo territorial en su país. Sin embargo el gobierno ingles amenaza con aprehenderlo en cuanto salga de la embajada. Incluso, el estado británico ha pretendido el ingreso a la embajada ecuatoriana en virtud de una ley interna que les autorizaría a realizarlo.

En primer lugar hay que tener en cuenta que el asilo en la embajada (asilo diplomático) es una institución propia de los países latinoamericanos. No existe a nivel internacional convención alguna al respecto. No hay tampoco práctica consuetudinaria al respecto que posibilite su aplicación por vía de la costumbre internacional.

Por otro lado, la pretensión de Inglaterra de ingresar a la embajada ecuatoriana en virtud de una supuesta facultad conferida por su derecho interno no aparece como viable, en tanto existen normas de Derecho Internacional que tiene primacía sobre el Derecho Interno de cada Estado y que garantizan la inviolabilidad de las misiones diplomáticas.

Otro tema a considerar es la cuestión relativa a la duración, en tanto debería extenderse durante el tiempo estrictamente necesario para que se conceda al asilado el correspondiente salvoconducto. En este caso, ante el desconocimiento de Inglaterra de la institución del asilo diplomática y la consecuente negativa a conceder el salvoconducto, sumado a la amenaza de detener al asilado en cuanto deje la embajada, dificultan la resolución de la cuestión por medio de esta vía.
---------------------------------------------------------------------------------------------


Aporte de Jose A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares